Un día cualquiera en España.

Las grandes galerías de arte de todo el mundo deben de andar con una tristeza que no la levanta ni una piñata mexicana con su correspondiente palo para romperla. Uno de los mejores marchantes de arte de los últimos tiempos, Luis Bárcenas, sigue sin operar debido a sus asuntillos legales. De verdad que es una lástima. España es un país de envidias, tenemos a un fenómeno y le sentamos en el banquillo. Bueno claro, que como eran “operaciones comerciales” fuera de España no las declaró ante la Federación de Comercio digo Hacienda. En fin, temas menores. Mientras tanto el pobre pobre Pedro Sánchez ve cómo le deja de lado hasta el que iba a ser el presidente de su congreso. Qué feo. Aunque el tío sigue con intenciones de volver, como parece que está también José Mari. Se supone que ahora la que parte el bacalao es la emir Susana Al Din de Andalucía y que se odia con el pobre Sánchez. Pero no se dan cuenta de lo mucho que tienen en común. Ambos han llevado al PSOE, una en el sur y el otro en todo el país, a sus peores resultados de la Historia respectivamente, son como dos adolescentes. Pero claro, ella está en el sillón y él lo olió y lo miró, e incluso seguro que en algún momento, con el hemiciclo vacío, llegó a sentarse en él sin que nadie le viera. Y mientras tanto tenemos a la Cospe pidiendo perdón. Cómo se nota que el PP ya no tiene mayoría absoluta. En anteriores legislaturas con lo del Yak hubieran dicho algo así como “a mí me come las pelo…” pero en lenguaje político claro. Y ahora han cesado a Trillo y todo. Ah no, que tampoco, que le tocaba el turno porque llevaba mucho de embajador. Si aquí no hay manera de aburrirse señores. Y bueno, también tenemos a Pablo “El Mesías” Iglesias y a Albert “Viene y va” Rivera. Bienvenidos a un día cualquiera en España. Bienvenidos a Carnibale, sin duda ES LA HORA DE DECIRLO TODO.

El Bloguero del Antifaz.


Comments (0)

Leave a comment